Este ha sido mi batido durante toda la semana, porque cuando se empieza una papaya hay que consumirla en poco tiempo. La papaya tiene propiedades antienvejecimiento, antioxidantes y antiinflamatorias. El plátano y el agua de coco aportan potasio y energía. El jengibre es otro antioxidante, anticancerígeno. Las bayas de goji tienen un montón de propiedades, depurativas del hígado, antioxidantes, muchas vitaminas; y, las semillas de chía aportan fibras, aceites grasos omega3 y omega6. Este cóctel es excelente para el intestino, la piel, el cerebro, el corazón y la salud en general. Se puede cambiar el plátano por mango maduro, le da un sabor y una texturas extraordinarias, además pone de buen humor.

Son todos frutos tropicales por lo que no es muy ecológico. Sin embargo, la salud que aportan en un par de vasos lo hace extraordinario, sacia, da energía y combate el estreñimiento u otros problemas intestinales. Se puede compensar el medioambiente con otros alimentos locales. Te invito a probarlo.

 

Ingredientes:

(Por persona)

  • Una tajada de papaya madura
  • Medio plátano  o un trozo de mango maduro (sin la piel)
  • Un vaso de agua de coco 100% (sin aditivos)
  • Una rodajita de jengibre fresco (pelado)
  • Una cucharada sopera de bayas de goji (pueden ser deshidratadas pero no excesivamente secas)
  • Una cucharadita de postre de semillas de chía molidas

 

Preparación:

  1. Triturar todo en la batidora de vaso.
  2. Beber inmediatamente. Aunque queda una crema muy suave y homogénea es importante masticar el smoothie antes de tragarlo, para añadir saliva y digerir mejor la fruta. Es una forma de evitar el exceso de gases en el intestino.