Este dulce está buenísimo y debe ser el bollo más saludable que me he comido. Lo preparo cada semana, al menos dos, porque se acaba en un pis-pas. Está elaborado con harina de espelta, con aceite de oliva virgen extra y con bebida de avena o de arroz. Además es bajo en azúcar. Queda esponjoso y es ideal para tomarlo con mermelada casera o solo. Esta es la receta básica, una vez se tiene aprendida se pueden hacer muchas variantes, ya os las iré presentando.

Es posible que necesites varios intentos para dar con la temperatura y los tiempos. También puede variar ya que los productos que utilices no serán exactamente los mismos que yo utilizo. Necesité varios intentos hasta dar con la buena fórmula.

Este brioche está preparado con la ayuda de una máquina de hacer pan, la uso para ayudarme con el amasado, gano tiempo y sale mejor. Eso sí hay que tener paciencia porque hay que respetar los tiempos de levado y pasarán varias horas en total antes de poder degustarlo.

Parece complicado, pero cuando le cojas el truco no podrás dejar de hacerlo.

Ingredientes: (para dos brioches)

Para la masa madre:

  • 200 g de harina de espelta para repostería
  • 10 g de levadura fresca
  • 130 ml de bebida de avena

Para el resto de la preparación:

  • 300 g de harina de espelta para repostería
  • 130 ml de bebida de avena
  • 100 g de azúcar de caña
  • 2 huevos
  • 4 cuch. soperas de aceite de oliva virgen extra
  • 2 cuch. de licor de anís
  • 10 g de levadura fresca
  • Una pizca de bicarbonato sódico

Preparación:

Etapa 1: masa madre

  1. Para preparar la masa madre, se programa la máquina de hacer pan con el programa de «masa». Si no tienes este tipo de máquina, puedes hacerlo igual sólo que tienes que dedicar al menos 15 minutos al amasado.
  2. Se calienta ligeramente la bebida de avena, debe estar tibia, a penas caliente. Añadir la levadura fresca y disolverla en la bebida de avena.
  3. Se ponen 20o g de harina de espelta especial para repostería en la cubeta y se pone en marcha la máquina. Se añade la leche de avena con la levadura disuelta.
  4. Cuando se haya formado una bola se para la máquina. La masa no debe pegarse al tocarla.
  5. Poner una fuente honda grande llena de agua caliente. Esta vez el agua tiene que estar caliente pero no hirviendo. Se sumerge la bola de masa. Estará lista cuando la bola flote. Es decir, tras unos 20 minutos aproximadamente.

Etapa 2: la masa del brioche

  1. Disolver la levadura fresca en 130 ml de leche de avena tibia (puede ser otro tipo de bebida vegetal como de arroz o de almendra, o mezcla de varias, evita la de soja ya que tiene un sabor menos neutro).
  2. Batir los dos huevos y reservar el equivalente a una cucharada sopera de huevo batido.
  3. Añadir 100 g de azúcar de caña al huevo batido y mezclar bien hasta que el azúcar se haya disuelto.
  4. En la cubeta de la máquina de hacer pan, poner 300 g de harina de espelta especial para repostería.
  5. Poner en marcha la máquina, programa «masa».
  6. Añadir sucesivamente la leche de avena con la levadura disuelta, esperar unos segundos y añadir el huevo batido con el azúcar.
  7. A continuación se añaden cuatro cucharadas soperas de aceite de oliva virgen extra, dos cucharadas de licor de anís.
  8. Dejar que se mezcle todo bien y se añade una pizca de bicarbonato (lo prefiero a la sal).
  9. Probablemente la masa madre ya estará flotando, hay que retirarla inmediatamente para que no coja mucha agua. Se añade a la cubeta.
  10. Dejar que termine el programa de amasado y  de reposo. El programa completo dura una hora y treinta minutos, de los cuales 30 son tiempo de amasado y una hora de levado.

Primer tiempo de levado:

  1. Cuando termine el tiempo habrá doblado el tamaño.
  2. Extiende un poco de harina en la tabla de la cocina y vierte la masa. Si ha quedado un poco pegajosa se puede espolvorear un poco de harina. se le da forma, en forma de bola o alargado. Se divide en dos y se le da forma a cada pedazo de masa. Aquí tienes que poner imaginación. Puedes hacer una trenza o dejarla tal cual, alargada o en forma de bola.
  3. Poner papel de hornear a los moldes y colocar la masa. Cada molde se cubre con un paño y se deja reposar de una a dos horas para el segundo levado.

Esperar una a dos horas:

  1. Pasado ese tiempo los brioches habrán doblado el tamaño.
  2. Precalienta el horno a 200ºC. Ten a mano una lámina de aluminio de manera a poder cubrir más tarde los brioches.
  3. A la cucharada sopera de huevo batido que habías reservado se le añade una cucharada sopera de agua y se mezcla bien.
  4. Con esa mezcla se pintan los brioches con extremo cuidado, ya que cualquier presión podría deformarlos y ya no se recupera la forma.
  5. Espolvorear delicadamente, con los dedos,  el equivalente a dos cucharaditas de azúcar de caña.
  6. Cuando esté el horno caliente a la temperatura, se hornear los brioches durante 10 a 15 minutos.
  7. La superficie tomará un color tostado. Bajar el horno a 180ºC y cubrir los brioches con la lámina de aluminio.
  8. La cocción continúa durante 15-20 minutos más. La cocción total va de 25 a 30 minutos dependiendo del horno.
  9. Pasado el tiempo, retira los brioches y déjalos enfriar. Ya me contarás cuántos días tardáis en comerlos.

El brioche sin lácteos recién hecho es absolutamente delicioso, al día siguiente es un poquito más seco que el clásico porque ese está repleto de grasas  (mantequilla). Aún así está muy bueno y estarás comiendo un dulce mucho más saludable que cualquier clásico. De todas maneras, si lo haces no creo que te dure más de dos o tres días.

 

 

2 Respuestas

  1. Alicia

    wooowww tiene una pinta estupenda!!!
    Es harina blanca de espelta no?
    Tiene que ser harina de espelta especial de reposteria?? por aqui será dificil encontrarla.
    Si no se tiene máquina de amasar, se puede hacer? como seria el proceso?
    Graciassss!

    • Ana Juste

      Hola Alicia,
      Harina de espelta biológica para repostería es harina blanca. No creo que tenga que ser especial para repostería ya que no tiene nada añadido. Utilizo la marca Biog. Es una marca local de una cooperativa de agricultores que comercializan sólo productos bio de excelente calidad. Si no tienes máquina de amasar, tus manitas y paciencia para amasar durante un buen rato, unos 20 minutos, la máquina amasa durante 30 minutos. Luego debe reposar para el levado en un lugar a temperatura cálida. La máquina de hacer pan se mantiene calentita, deben ser unos 30 grados, lo que favorece que suba antes. En cualquier caso, hacer brioche necesita varios intentos, ya que la temperatura y humedad de la vivienda, el horno y, por supuesto, los ingredientes, influirán en el resultado. Así que hay que hacer varios intentos hasta conseguir el resultado deseado. Suerte, a ver si te sale porque no podrás dejar de hacerlo.