Si nunca has probado esta combinación, te invito a que lo hagas sin tardar. Además de ser un plato muy saludable, rico en fibra, vitaminas y minerales. La mezcla de espinaca y zanahoria resulta tener un sabor exquisito, el ligero dulzor de la zanahoria suaviza el sabor de la espinaca. Esta receta es facilísima y muy fácil de hacer,  ha sido elaborada con espinacas frescas, aunque también se pueden utilizar congeladas.  El puré está listo en 20 minutos, si se quiere una textura más cremosa, opcionalmente, se le pueden añadir un par de cucharadas de crema de almendra para cocinar o una patata cocida.

Ingredientes:

(Para dos personas)

  • 300 de espinacas frescas
  • 2 zanahorias peladas y cortadas en rodajas
  • 1 zanahoria pelada y cortada en brunoise, cocida al vapor.
  • 2 C. de aceite de oliva virgen extra
  • Sal

Guarnición:

 Preparación:

  1. Lavar muy bien las espinacas. Pelar las zanahorias y cortar en rodajas.
  2. Cocer con agua o al vapor las zanahorias (20 minutos) y las espinacas (10 minutos).
  3. Colocar las verduras en una jarra, añadir un par de cucharones del agua de la cocción, 2 cucharadas soperas de un buen aceite de oliva virgen extra, una pizca de sal.
  4. Con la ayuda de la batidora de mano, triturar las verduras hasta que quede una crema fina, homogénea, sin trozos.
  5. Servir caliente acompañado de la zanahoria en brunoise al vapor y de otra guarnición preferida.

 

Print Friendly, PDF & Email