Caracolas de cabello de angel

 

Gracias!

Síii, gracias a todas las participantes del grupo Facebook “Sin Lactosa y Libre de Lácteos” por sus propuestas de nombres para este dulce sin lácteos ni lactosa que acaba de nacer. Este propuso “remolinos de ángel”,  Immaculada propuso “bocaditos de ángel”, Le Ty se dejó llevar y propuso tres nombres “enrollados vegetales”, “bocatosdicardinale”, “bocados-pecados”… Alicia propuso “caracolitos de cielo”; en casa, mi marido les llamó “Anita-cakes cargolets”. Al final he hecho un cóctel y le he puesto un nombre clásico porque soy una antigua 🙂

 

Caracolas de cabello de angel

Ingredientes:

(Para 26 caracolas)

  • 300 g de harina de espelta para repostería (un poco más por si acaso)
  • Confitura de cabello de ángel (se vende en lata)
  • 50 g de azúcar de caña
  • 20-21 g de levadura fresca
  • 100 ml de agua tibia
  • Un huevo
  • 4 cucharadas soperas de aceite de oliva virgen extra
  • 24 gotas de aceite esencial de naranja y vainilla (aroma opcional)
  • Una cucharadita de café de bicarbonato (rasa) o una pizca
  • Una cucharada sopera de polvo de pistachos
  • 50 ml de almíbar

Preparación:

  1. Tamizar la harina.
  2. Disolver la levadura de panadero en 80 ml de agua tibia
  3. Batir el huevo con la ayuda de la batidora o con una barilla hasta que haga espuma.
  4. Añadir 50 g de azúcar de caña, seguir batiendo hasta que el azúcar haya quedado completamente disuelta;  la mezcla de huevo y de azúcar deben formar una mezcla cremosa.

Opción 1. A mano:

  1. Poner la harina en una fuente honda, añadir una cucharadita de bicarbonato y remover para que se mezcle bien con la harina.
  2. Verter en el centro la levadura disuelta, mezclar bien, moviendo la harina de afuera al centro de la fuente hasta que se haya mezclado todo.
  3. Añadir el huevo batido con el azúcar y mezclar con la harina y la levadura. Añadir el aceite de oliva y el aceite esencial o el aroma.
  4. Mezclar todo y amasar durante unos 20 minutos, hasta que la masa quede unida y no esté pegajosa.
  5. Dejar reposar la masa, dentro de un bol, tapado con un paño húmedo (sin que el paño toque la masa) durante 30-60 minutos.

Opción 2. Con ayuda de una máquina de hacer pan;

  1. Poner la harina tamizada  (mezclada con una cucharadita de café de bicarbonato) en la cubeta de la máquina de hacer pan y programar para masa.
  2. Añadir la levadura disuelta y ponerla en marcha. Dejar que empiece a mezclar bien la levadura con la harina.
  3. Añadir el huevo batido con el azúcar, el aceite de oliva  y el aceite esencial.
  4. Dejar que la máquina amase durante el tiempo de proceso, en general es una hora, ya estará todo bien ligado.
  5. Dejar reposar la masa, dentro de la máquina cerrada, durante 30-60 minutos.

Preparar los fartons:

  1. Engrasar la tabla de la cocina con algo de aceite vegetal.
  2. A la masa obtenida se le da forma de rulo grueso para facilitar el corte.
  3. Con un cuchillo bien afilado se cortan rodajas, obtener 13 bolas de masa. Cada trozo formará dos caracolas.
  4. Extender la masa con la ayuda del rodillo de cocina formando un rectángulo de masa fina.
  5. Extender una fina capa de cabello de ángel sin que llegue a los bordes. Enrollar haciendo un rulo y luego cortar por la mitad. Aplastar ligeramente para conseguir dos caracolas.
  6. Colocar las caracolas encima de papel de hornear dejando un poco de separación entre ellos para que no se queden pegados.
  7. Cuando se han formado todas las caracolas, se cubren con un paño de hilo y se dejan reposar de una a dos horas. El tiempo de levado depende de la temperatura ambiente. Las caracolas doblarán de tomaño.
  8. Pasado el tiempo, el horno debe haber precalentado a 180ºC.
  9. Hornear durante 10-15 minutos.
  10. Retirar del horno. Aún calientes pintar con almíbar y espolvorear de pistacho picado.
  11. Listos para degustar en cuanto enfríen.

 

Trucos:

Si no tenéis aceite esencial de naranja y vainilla, lo podéis remplazar por algún otro aroma natural como piel de limón rallada o vainilla en polvo.

La masa debe quedar elástica y que no se pegue a las manos. Puede ser necesario añadir algo de harina durante el primer amasado ya que depende del tipo de harina que se utilice, del reste de las cantidad utilizadas, como el tamaño del huevo.

 

 

Artículos Relacionados