Esta sopa, de inspiración japonesa, viene la mar de bien para hacer una cena ligera por la noche o como entrada en invierno. Totalmente vegetariana, he utilizado, además de calabacín, cebolla y zanahoria, dos tipos de algas, wakamé y arame. Otros ingredientes de la cocina japonesa son el miso y el tofu.

Ingredientes:

  • 1 cebolla
  • 2 zanahorias
  • 1/2 calabacín
  • algas wakame y arame
  • berros
  • tofu
  • 1 sobre individual de pasta de miso
  • tallarines de arroz

Preparación:

  1. Hidratar las algas en agua fría, cada una por separado. En 10 minutos las algas están listas.
  2. En una olla, sofreír la cebolla finamente picada y cuando empiece a estar transparente añadir el calabacín pelado y cortado en dados.
  3. Añadir agua y sal y llevar a ebullición. Hervir 10 minutos, añadir las hojas de berro y las algas wakamé.
  4. Diluir el miso en el cucharón con caldo de la sopa y añadir a la olla. Cortar el tofu en dados y agregarlo también.
  5. Las zanahorias las he cortado finas, las salado y las he pasado por la sartén con aceite de oliva. Las zanahorias las he agregado en el último momento para que queden crujientes en vez de blandas.
  6. Las algas arame las he añadido justo antes de servir a modo de decoración.
soja

Alimentos a base de soja

Sopa vietnamita con piña

Sopa vietnamita con piña, tofu y shiitakes