¿Son los medicamentos convencionales la única solución para tratar las enfermedades inflamatorias intestinales (EII)? Los tratamientos farmacológicos más utilizados incluyen el uso de corticosteroides, inmunosupresores, antibióticos y agentes biológicos antifactor de necrosis tumoral alfa (anti-TNF-α). A menudo los pacientes simultanean varios de esos fármacos que, aunque pueden producir una mejoraría temporal,  no curan. Sin embargo, dichos fármacos aunque muestran eficacia no están desprovistos de importantes efectos adversos que pueden agravarse con su uso a largo plazo, como problemas de tensión arterial, osteoporosis, diabetes, glaucoma, incapacidad para absorber ciertos nutrientes, depresión del sistema inmunitario que puede conllevar un mayor riesgo de contraer cualquier tipo de enfermedad infecciosa.

Al contrario, muchos pacientes se tratan con algunos medicamentos botánicos que son seguros y eficaces después de muchos años de uso. No queremos dar falsas esperanzas ya que aún no existe una cura definitiva para la enfermedad de Crohn o la colitis ulcerosa, pero es importante saber que existen alternativas naturales que han demostrado una efectividad similar a ciertos medicamentos pero con un menor grado de peligrosidad. Dichos fitotratamientos combinados con una higiene de vida saludable, práctica de ejercicio físico regular y una dieta limpia personalizada (eliminando todos aquellos alimentos y sustancias que agreden el intestino e incorporando los que le benefician y le ayudan a curarse), así como el uso de ciertos suplementos nutricionales cuando éstos sean necesarios, pueden mejorar de forma notable la calidad de vida de algunos enfermos.

La fitoterapia que contribuye mejorar las enfermedades inflamatorias intestinales

Diversos estudios analizan los beneficios de diversas plantas que tienen propiedades beneficiosas para la salud y que pueden mejorar el bienestar y la vitalidad de personas con enfermedades inflamatorias intestinales. Este artículo contiene un resumen de un estudio griego, publicado en la revista médico-científica “Annals on Gastroenterology”, y de otro estudio realizado por la Universidad de Granada, ambos publicados en 2015, que contienen el análisis de una selección de estudios sobre tratamientos naturales alternativos para mejorar las Enfermedades Inflamatorias Intestinales.

 Colitis Ulcerosa (CU)  Enfermedad de Crohn (EC)
Tratamiento
en fase activa
 Mantenimiento  Tratamiento
en fase activa
 Mantenimiento
  • Aloe vera
  • Andrographis paniculata
  • Arándanos
  • Boswellia serrata
  • Fu fang ku shen
  • Jian Ling Pi
  • Tormentil
  • Triticum aestivum
  • Xilei-san
  • Curcumina
  • Germinado de cebada comestible
  • Flores secas de Manzanilla, extracto de Mirra y carbón de café
  • Aceite de Onagra
  • Plantago ovata
  • Ajenjo
  • Boswellia serrata
  • Cannabis
  • Mástique de Lentisco
  • Tripterygium wilfordii
  • Boswellia serrata
  • Tripterygium wilfordii

Ajenjo (Artemisia absinthium-Asteraceae)

El ajenjo es una planta herbácea perenne que se ha utilizado tradicionalmente para tratar diversos trastornos digestivos, también posee propiedades anti-inflamatorias. Hasta el momento, dos estudios han sido publicados en relación con los posibles efectos terapéuticos del ajenjo en los pacientes con EC activa. En el primero, a 40 pacientes con EC que tomaban 40 mg de prednisona al día durante al menos 3 semanas,  se les administró una mezcla de hierba ajenjo (3×500 mg / día) o placebo durante 10 semanas. Después de 8 semanas, se observó remisión clínica casi completa en el 65% de los pacientes en comparación con ninguno en el grupo placebo. Esta remisión persistió hasta el final del período de observación. También se observó que ajenjo tuvo un efecto economizador de esteroides y un efecto positivo en la calidad de vida de los pacientes.

En el segundo estudio, 20 pacientes con EC activa recibieron polvo seco de ajenjo o placebo, mientras seguían su tratamiento regular. Después de 6 semanas, 8 de 10 (80%) de los pacientes que recibieron ajenjo y 2 de 10 (20%) que recibieron placebo alcanzaron la remisión. La respuesta clínica se observó en 6 de 10, en el grupo de ajenjo en comparación con ninguno del grupo de placebo. Los datos disponibles hasta el momento en relación con esta planta parecen ser prometedores.

Aloe vera (Xanthorrhoeaceae)

Las hojas del cactus aloe vera poseen efectos anti-inflamatorios significativos gracias a la gran cantidad de sustancias fitoquímicas que contienen, como los mananos acetilados, polimananos, antraquinona C-glucósidos, antronas, antraquinonas (emodina) y lectinas. El jarabe de aloe vera parece ayudar a reducir los síntomas de la colitis ulcerosa en fase activa.[2]

El juego de Aloe vera es el medicamento botánico más popular en el tratamiento de pacientes con colitis ulcerosa. Sus efectos beneficiosos se han relacionado con las propiedades inmunomoduladoras del gel de ese cáctus. En estudios de laboratorio, el jarabe de aloe vera ayuda a la cicatrización de las lesiones del tejido del colon.[4]

Andrographis paniculata (Acanthaceae)

Se trata deuna planta que crece principalmente en la India y Sri Lanka, así como en Asia meridional y sudoriental. Se emplea con fines medicinales por sus propiedades astringentes y estomacales, también se estudia como opción para el tratamiento de la fibrosis pulmonar. En gastroenterología, esta planta parece tener una eficacia similar a la mesalamina o mesalazina en el tratamiento de la colitis ulcerosa (CU) pero con menos efectos secundarios. El 38% de los pacientes con CU leve a moderadamente activa que fueron tratados con extracto de A. paniculata, con una dosis de 1.800  mg al día estuvieron en remisión clínica en la octava semana del tratamiento.[1]

Arándanos (Vaccinium myrtillus)

Los arándanos azules son unas bayas ricas en antocianinas, se ha demostrado que tienen efectos antioxidantes y anti-inflamatorios.

Hasta la fecha sólo se ha publicado un estudio sobre el posible potencial terapéutico de los arándanos en la CU activa. Trece pacientes con CU leve a moderada fueron tratados con una preparación diaria a base de arándanos ricos en antocianinas durante 9 semanas. Al final de la sexta semana, 63,4% de los pacientes alcanzaron la remisión y el 90,9% mostró una respuesta positiva. Curiosamente, los niveles de calprotectina fecal disminuyeron significativamente durante la fase de tratamiento. Aunque se observó un aumento  de los niveles de calprotectina y en la actividad de la enfermedad tras la interrupción de la ingesta de los arándanos, no se observaron efectos adversos graves. Los resultados indican claramente un potencial terapéutico de arándanos para combatir la CU.

Boswellia serrata (Burseraceae)

La resina de este árbol se ha utilizado con éxito en el tratamiento de enfermos de colitis ulcerosa y enfermedad de Crohn. Esta resina parece tener una actividad antioxidante y anti-inflamatoria importante, protectora de la función del epitelio intestinal. Se ha comprobado que es tan eficaz como la sulfasalazina pero sin sus efectos secundarios, por lo que la boswellia se puede considerar mejor alternativa que la droga farmacéutica.[3]

En el único estudio disponible, 30 pacientes con CU fueron asignados al azar para recibir ya sea Boswellia serrata  (900 mg / d en 3 dosis, n = 20) o sulfasalazina (3 g / d en 3 dosis, n = 10) durante 6 semanas. La remisión de la enfermedad se logró en 14 de los 20 pacientes que recibieron Boswellia resina de goma, En comparación con 4 de 10 que recibieron sulfasalazina. Esta resina tiene un gran portencial terapéutico, podría influir en el sistema inmunológico de muchas maneras. Se necesitan con urgencia estudios más amplios.[2]

Los resultados son igualmente positivos en el tratamiento de la enfermedad de Crohn en fase activa. En un estudio aleatorizado, doble ciego, 102 pacientes con EC activa aleatorizados para recibir el extracto de Boswellia serrata o mesalazina, la reducción media de los marcadores de calprotectina fecal fueron mejores en los pacientes tratados con Boswellia serrata que los que tomaron mesalazina.

Cannabis (Cannabis sativa L. – Cannabaceae)

Cannabis sativa es una planta herbácea anual. El cannabis de marihuana es conocida por mejorar los procesos inflamatorios, mientras que la evidencia experimental sugiere que el sistema cannabinoide endógeno inhibe la inflamación del colon, lo que lleva a la conclusión de que el cannabis puede tener un papel terapéutico en la EII. Se está trabajando para que en los próximo años esta planta pueda ser utilizada en el tratamiento de pacientes con EII. Se necesita continuar el investigando sobre la seguridad y la eficacia de esta planta mediante la realización de grandes estudios clínicos. Además, se requerirá un cambio de las legislaciones nacionales para el uso terapéutico del cannabis.

Curcumina:

La curcumina es una sustancia fitoquímica biológicamente activa que se encuentra en la raíz de la cúrcuma. Tiene poder antioxidante, antiinflamatorio, anticancerígeno, hipocolesterolémico, antibacteriano, mejora la cicatrización de heridas, antiespasmódico, anticoagulante, antitumoral y, además posee actividad hepatoprotectora. La curcumina inhibe muchas vías de citoquinas inflamatorias siendo una sustancia relativamente segura. Se ha estudiado su efecto positivo en pacientes con colitis ulcerosa inactiva.[2]

Fu fang ku shen (FCC) :

En un estudio con 320 pacientes de colitis ulcerosa activa, se comparó el efecto de los comprimidos de un antiinflamatorio a base de mesalamina con cubierta entérica con el efecto de las cápsulas llamadas “Fufangkushen colon-coated (FCC)” que son una combinación de hierbas utilizadas en medicina china tradicional (Sophorae Flavescentis, Sanguisorba officinalis L., indigo naturalis, striata Bletilla y Glycyrrhiza uralensis), resultando ser igualmente eficaces y seguras en el tratamiento de la colitis ulcerosa activa.

Germinado de cebada comestible (GBF) :

El germinado de cebada se utiliza en medicina tradicional china ya que tiene muchos efectos fisiológicos beneficiosos. Se compone principalmente de fibra dietética y proteínas ricas en glutamina, es esencialmente un prebiótico que puede ayudar a reducir la actividad de la enfermedad tanto a corto como a largo plazo. No se han observado efectos secundarios relacionados con el consumo de germinado de cebada. Se considera una solución natural eficaz y segura en el tratamiento de mantenimiento de la colitis ulcerosa, que también puede ayudar a disminuir la necesidad de tratamiento con esteroides.

Jian Ling Pi (JPL) :

En medicina tradicional china el JPL es considerado uno de los tratamientos actuales centrales para pacientes con colitis ulcerosa. Consta de 9 componentes naturales y está disponible en forma de comprimidos que contienen 0,75 g de hierbas secas.[2]

Masilla o Mástique de Lentisco (Pistacia lentiscus) :

El Lentisco es un árbol único en el mundo que crece exclusivamente en la isla griega de Chíos y que produce una resina especial (goma masilla) conocida como almáciga o mástique. Sus características aromáticas y terapéuticas son bien conocidos desde hace siglos. Contiene una gran cantidad de sustancias antioxidantes, la mayoría de los cuales han sido identificadas recientemente.

Se ha evaluado su eficacia en enfermos con Crohn activa, a través de un tratamiento de 4 semanas. Se encontró que el tratamiento con masilla disminuyó significativamente el índice de actividad de la enfermedad y los marcadores inflamatorios. Otro estudio, demostró que la masilla de lentisco reduce la secreción de TNF-α. Se requieren más estudios de este producto natural que podría ser tan importante en el tratamiento de pacientes con EC activa.

Mirra (extracto), flores de manzanilla secas  y carbón de café

Se conocen bien las propiedades anti-inflamatorias y antidiarreicas de la mezcla a base de mirra, flores de manzanilla y carbón de café. Sin embargo, hasta la fecha, sólo se ha publicado un estudio aleatorizado, doble ciego, con la participación de 96 pacientes con CU inactiva. Se trataron durante 12 meses, un grupo tomó la mezcla de hierbas y el otro mesalazina. No hubo diferencia significativa en la tasa de recaída entre los dos grupos (45% en el grupo de mesalazina y 53% en el grupo de hierbas). No hubo diferencias significativas en el tiempo que duraron las recaídas, en los resultados de los biomarcadores fecales ni en las endoscopias.  El preparado de hierbas fue bien tolerado y demostró un buen perfil de seguridad.

Onagra, aceite de (Oenothera biennis) :

Oenothera biennis pertenece al grupo de Oenothera, es una planta que se puede encontrar en América del Norte y otros países tropicales y subtropicales. El aceite de onagra es el producto principal obtenido a partir de las semillas de esta plantas, es muy rico en ácido γ-linolénico. Esta planta se ha utilizado en el tratamiento de mantenimiento de pacientes con colitis ulcerosa con resultados prometedores. El aceite de onagra tiene propiedades antiinflamatorias y antioxidantes.

Plantago ovata (Plantaginaceae) :

Plantago ovata es una “mala hierba”, una pequeña planta que tiene propiedades antiinflamatorias y antioxidantes. El jugo de las hojas de la planta se ha utilizado en el tratamiento de la úlcera péptica y otras condiciones inflamatorias intestinales que se acompañan de dolor.  La disolución enzimática de las semillas de Plantago ovata ha dado buenos resultados en el tratamiento de pacientes con colitis ulcerosa. En un estudio comparativo de tratamientos con semillas de esta planta y mesalazina se obtuvieron resultados similares. El tratamiento con semillas de Plantago provocó pocos efectos secundarios, principalmente estreñimiento y distensión abdominal.

Tormentil :

Extractos de Tormentil ( Tormentilla erecta-rosáceas ) Potentilla erecta ( Tormentilla erecta, Potentilla tormentilla) es una planta perteneciente a la familia de las rosáceas .

El extracto de tormentil tiene propiedades antioxidantes y, por tanto, podrían ser utilizados como una terapia complementaria para la EII crónica. En un estudio pertinente, 16 pacientes con CU activa recibieron extractos de tormentil en dosis crecientes de 1200, 1800, 2400 y 3000 mg / día durante 3 semanas cada uno. Durante el tratamiento, el índice de actividad clínica disminuyó en todos los pacientes, mientras que aumentó cuando dejaron de tomarlo. El uso de extractos de tormentil resultó seguro hasta 3000 mg / día.[2]

Triticum aestivum :

Triticum aestivum, comúnmente llamada “hierba de trigo”, es una gramínea anual de la familia Poaceae. Se consumen sus hojas tiernas y se puede encontrar en forma de líquido o polvo, como producto fresco, comprimidos o zumo congelado. Contiene clorofila, aminoácidos, vitaminas y varias enzimas. La planta puede ser utilizada como alimento o como un fármaco con potencial terapéutico único para el que, sin embargo, no hay un fuerte apoyo científico. En un tratamiento de un grupo reducido de pacientes el tratamiento con esta planta se asoció con una reducción significativa del grado de actividad de la enfermedad y de la gravedad de la hemorragia rectal. Aparte de náuseas, no se observaron otros efectos secundarios graves.

Tripterygium wilfordii Hook F ( TwHF )

Se trata de un medicamento utilizado en la medicina tradicional china; tiene múltiples propiedades farmacológicas (anti-inflamatorias, modulación inmune, antiproliferativos y antiapoptóticas). En un estudio, 20 pacientes con EC activa recibieron comprimidos que contenían extractos de esta planta durante 12 semanas. Los marcadores inflamtorios se redujeron significativamente durante las primeras 8 semanas, mientras que la mejoría endoscópica se observó tras 12 semanas. Todos los índices inflamatorios se redujeron[2].

Xilei-san :

Xilei-san es una mezcla de hierbas utilizadas en medicina china con propiedades antiinflamatorias significativas. Parece ser eficaz en el tratamiento de condiciones inflamatorias, incluyendo trastornos digestivos tales como la esofagitis.

En otro estudio controlado, 30 pacientes con proctitis ulcerosa intratable fueron asignados al azar para recibir ya sea supositorios Xilei-san o placebo durante 2 semanas. El número de pacientes que lograron una mejora en el índice de actividad clínica, así como en el endoscópica y el índice histológico, fue mayor en el grupo de Xilei-san comparación con el grupo de placebo. La tasa de recurrencia después de 6 meses fue menor en el grupo que siguió el tratamiento con Xilei-san. No se observaron efectos secundarios significativos en ambos estudios.

Conclusión:

Los investigadores del  Departamento de Farmacología, de la Universidad de Granada concluyen diciendo que los tratamientos a base de medicamentos botánicos presentan numerosos beneficios, con resultados equivalentes a las drogas tradicionales parecen tener menos efectos secundarios, a un costo relativamente bajo.  Sin embargo, hacen faltan más ensayos clínicos con un número mayor de pacientes para disponer de un conocimiento más profundo de su composición, de sus compuestos activos, y de sus efectos secundarios o toxicidad. También es importante garantizar un control de la cosecha de las plantas adecuadas, su calidad, y posterior procesamiento para asegurar la estabilidad de los componentes activos. Por lo tanto, es fundamental que se regulen las normas de calidad de los medicamentos botánicos que se comercializan. Y finalmente, es importante que los médicos tengan conocimiento de estas soluciones alternativas naturales.

 

Este artículo es meramente informativo.
Recuerde que está desaconsejado abandonar su medicación por algo que haya leído en esta web o en Internet sin haber hablado previamente con su médico especialista. La suspensión prematura de un tratamiento puede provocar recaídas o efectos secundarios. Infórmese y consulte a su especialista si la fitoterapia podría ser potencialmente útil para usted.
Un producto natural o de venta libre no quiere decir inocuo.

También te puede interesar

19 Mayo día Mundial de las EII

19 Mayo día Mundial de las EII

Enfermedades inflamatorias intestinales

¿Cómo la dieta afecta la salud gastrointestinal? El ejemplo japonés

Enfermedad de Crohn, un arma bacteriana

Enfermedad de Crohn, un arma bacteriana

Nuevo tratamiento prometedor contra el Crohn

11 vitaminas y minerales para Crohn


Print Friendly

 

Referencias:
[1] Sandborn WJ1, Targan SR, Byers VS, Rutty DA, Mu H, Zhang X, Tang T. – 1University of California San Diego, La Jolla, CA 92093-0956, USA – “Andrographis paniculata extract (HMPL-004) for active ulcerative colitis” (2013) AJG – American Journal of Gastroenterology
[2] Aikaterini Triantafyllidi,a Theodoros Xanthos,a Apostolos Papalois,b and John K. Triantafillidisc – aMSc Cardiopulmonary Resuscitation, University of Athens Medical School (Aikaterini Triantafyllidi, Theodoros Xanthos), Athens, Greece; bExperimental-Research Laboratory ELPEN Pharma (Apostolos Papalois), Athens, Greece; cInflammatory Bowel Disease Unit, “IASO General” Hospital (John K. Triantafillidis), Athens, Greece – “Herbal and plant therapy in patients with inflammatory bowel disease” (2015) NCBI – Annals of Gastroenterology
[3] Daniela Catanzaro,1 Serena Rancan,1 Genny Orso,2 Stefano Dall’Acqua,1 Paola Brun,3 Maria Cecilia Giron,1 Maria Carrara,1 Ignazio Castagliuolo,3 Eugenio Ragazzi,1 Laura Caparrotta,1,* and Monica Montopoli1,* – 1Department of Pharmaceutical and Pharmacological Sciences, University of Padova, Largo E. Meneghetti 2, 35131, Padova, Italy;  2IRCCS “E. Medea,” Conegliano, Italy; 3Department of Molecular Medicine, University of Padova, via Gabelli 63, 35121, Padova, Italy; Hungarian Academy of Sciences, Hungary – “Boswellia serrata Preserves Intestinal Epithelial Barrier from Oxidative and Inflammatory Damage” (2015) PLOS One
[4] Francesca Algieri, Alba Rodriguez-Nogales, M. Elena Rodriguez-Cabezas, Severiano Risco, M. Angeles Ocete, and Julio Galvez * – CIBER-EHD, Department of Pharmacology, ibs.GRANADA, Center for Biomedical Research (CIBM), University of Granada, Avenida del Conocimiento s/n, Armilla, 18016 Granada, Spain – “Botanical Drugs as an Emerging Strategy in Inflammatory Bowel Disease: A Review” (2015) NCBI – Mediators of Inflammation

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.