Desde hace mucho tiempo, se sabe que las alergias y las intolerancias a los alimentos y ciertas sustancias químicas pueden afectar negativamente al estado de ánimo y al comportamiento de las personas sensibles. Alergias e intolerancias pueden afectar cualquier órgano del cuerpo, incluyendo el sistema nervioso central. Provocando una gran variedad de síntomas como fatiga, lentitud mental, irritabilidad, problemas de concentración, agitación, comportamiento agresivo, nerviosismo, ansiedad, depresión, esquizofrenia, hiperactividad y diversos problemas de aprendizaje. De hecho, cada vez se investiga con mayor interés la relación intestino-cerebro, muy importante para justificar la intervención dietética para reforzar el tratamiento de enfermedades neurológicas.

Enfermedades y trastornos neurológicos:

  • Autismo
    • Trastornos del espectro austista (TEA)
    • Trastorno generalizado del desarrollo (TGD)
    • Síndrome de Asperger
  • Déficit de Atención – TDAH – Trastornos por Déficit de Atención e Hiperactividad
  • Demencia – Enfermedad de Alzheimer
  • Dolor de cabeza
  • Enfermedad de Parkinson
  • Esclerosis múltiple
  • Esquizofrenia
  • Migraña

 

Autismo y trastornos del Espectro Autista (TEA):

El autismo y  otras condiciones del espectro autista son trastornos complejos del desarrollo del cerebro que pueden estar asociados con una amplia gama de síntomas, tales como problemas de comunicación verbal y dificultades con las interacciones sociales.  A menudo los niños autistas son sensibles a ciertos alimentos.

Aunque se sigue investigando y no hay resultados concluyentes, varios estudios científicos han demostrado que algunos niños autistas mejoran su comportamiento  cuando siguen una dieta libre de lácteos y de gluten. La caseína y el gluten son dos importantes alérgenos que influyen negativamente en numerosas enfermedades. De hecho, cada vez se investiga con mayor interés, la relación intestino-cerebro, aparentemente muy importante para explicar el beneficio que puede jugar la intervención dietética en este tipo de trastornos. Aunque la eliminación de la caseína y del gluten no cura el autismo puede procurar mejoría a ciertos pacientes sensibles a dichos alérgenos[1]

Un 5-40% de los pacientes autistas desarrolla epilepsia. Aunque generalmente se controlan bien con medicación, hasta un 20-30% de estas epilepsias no responden al tratamiento farmacológico. Para estas personas, la dieta cetogénica puede ser una terapia alternativa altamente eficaz y, según la revista “Neurología.com” debe considerarse seriamente. Esta dieta tiene numerosas restricciones alimentarias, entre ellas la leche. [2] Los alimentos fermentados y probióticos mejoran el funcionamiento del intestino por lo que son beneficiosos para los pacientes con autismo; así como los alimentos ricos en ácidos grasos esenciales, omega3 y omega6, ya que ayudan a mejorar el funcionamiento neurológico y el sistema inmunitario.

Síndrome de Asperger

Considerado como un trastorno leve del espectro autista, el síndrome de Asperger presenta una serie de problemas conductuales y cognitivos difíciles que hacen que su tratamiento sea un desafío. Afecta más a niños que a niñas. La persona que sufre Asperger suele mostrar inteligencia y habilidades lingüísticas normales, pero piensa de una manera lógica, concreta e hiperrealista,  tiene dificultades a relacionarse con los demás y en ocasiones tiene comportamientos inadecuados.

Muchos investigadores médicos creen que los conservantes y colorantes y sabores artificiales que se encuentran en dulces y muchos alimentos procesados pueden agravar los síntomas del síndrome de Asperger. El gluten, una proteína presente en el trigo, cebada, avena y centeno, así como la caseína, un componente de los productos lácteos, se cree que contribuyen a síntomas tales como problemas de comunicación y problemas de comportamiento. La levadura puede causar problemas del sistema nervioso y la función cerebral menoscabar, también.

TDAH – Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad

TDAH ha sido conocido con muchos nombres desde que se registró por primera vez en una investigación médica a finales de 1700, pero no fue incluido en los manuales de diagnóstico para profesionales de la salud hasta el año 1968. Se cree que el 5% de la población tiene este trastorno y se diagnostica dependiendo de los síntomas:

  • Predominio del déficit de atención : síntomas predominantes de falta de atención, pero sin hiperactividad-impulsividad;
  • Predominio hiperactividad-impulsividad : síntomas predominantes de hiperactividad-impulsividad, pero ausencia de falta de atención;
  • Combinado : síntomas tanto de  falta de atención e hiperactividad-impulsividad.

Las personas con TDAH pueden tener tendencia a alimentarse mal y sufrir obesidad, por lo que deben seguir una dieta sana y equilibrada. Algunas personas pueden notar una agravación de los síntomas del TDAH tras la ingestión de ciertos tipos de alimentos. Por ejemplo, el azúcar, colorantes, potenciadores del sabor y otros aditivos alimentarios así como la cafeína, han sido acusados ​de agravar la hiperactividad, y las personas con intolerancia al gluten o los productos lácteos, también pueden resentir un aumento de sus síntomas.

El uso de las dietas de eliminación para el tratamiento de déficit de atención e hiperactividad (TDAH) se ha propuesto y estudiado durante casi 40 años y con frecuencia revisado y discutido.
Hay consenso en que la  dieta de eliminación puede ser beneficiosa para identificar sustancias dietéticas que afectan a estos pacientes.[4]

Demencia – Enfermedad de Alzheimer

Los resultados de un estudio clínico a gran escala concluyeron sobre la dieta que más beneficia la salud cognitiva y mental. Encontrar la clave para la prevención y tratamiento de la enfermedad de Alzheimer es una de las necesidades médicas más urgentes de nuestro tiempo debido al importante incremento del número de casos y al sufrimiento que provoca esta enfermedad a pacientes y familiares.

La dieta MIND (mente) se ha demostrado que ayuda a retrasar el deterioro mental y puede reducir significativamente el riesgo de desarrollar la enfermedad de Alzheimer. Esta dieta es una mezcla de dieta mediterránea y dieta DASH.[5]

Dolor de cabeza

Se han realizado numerosos estudios que muestran una relación directa entre dolor de cabeza y síntomas gastrointestinales. En Noruega se hizo un estudio a gran escala, implicando 51.000 personas, denominado “HEAD-hunt”, en el que se observó una relación entre síntomas gastrointestinales y dolor de cabeza, incluyendo la migraña. Se demostró una prevalencia mayor del dolor de cabeza en personas que regularmente experimentan síntomas gastrointestinales en comparación con el grupo de control sin problemas digestivos. Concluyeron que tanto la migraña como otros tipos de dolores de cabeza son más comunes en personas con dolencias gastrointestinales (cólicos, síndrome del intestino irritable, enfermedad celíaca, enfermedad inflamatoria intestinal).Seguir leyendo…

Enfermedad de Parkinson

La dieta puede jugar un papel importante en la etiología de la enfermedad de Parkinson, ya sea mediante la alteración del equilibrio oxidativo en el cerebro o al servir como un vehículo de las neurotoxinas ambientales. Aunque son pocos los estudios epidemiológicos que han podido examinar posibles asociaciones entre la dieta y la enfermedad de Parkinson debido a su relativamente baja incidencia, un estudio de 2007, realizado en más de 130.000 personas concluyó que el consumo de productos lácteos puede aumentar el riesgo de la enfermedad de Parkinson, en particular en los hombres. [7]

Esclerosis múltiple

La mayoría de los profesionales de la salud descartan la idea de que la esclerosis múltiple (EM), una enfermedad degenerativa del sistema nervioso, podría estar vinculado a la dieta. La esclerosis múltiple es la enfermedad neurológica inflamatoria degenerativa más común en los EE.UU., golpeando personas principalmente entre las edades de 15 y 55. Se caracteriza por numerosas lesiones-áreas de daño-en las células nerviosas del cerebro y / o médula espinal.La esclerosis múltiple es común en Canadá, los EE.UU., y el norte de Europa, pero poco frecuente en África y Asia. Cuando las personas emigran de un país de baja incidencia EM (que, inevitablemente, cambia la forma en que viven y comen), su riesgo de contraer la enfermedad aumenta. Muchos estudios han investigado los factores ambientales que podrían explicar la diferencia en la incidencia de enfermedades entre distintas poblaciones. El factor principal parece ser el contacto más fuerte que tenemos con nuestro entorno: nuestra ingesta diaria de alimentos.

Aunque no existen estudios concluyentes, numerosos médicos recomiendan a sus pacientes con Esclerosis múltiple, una dieta eminentemente vegetal e integral, muy baja en grasas saturadas, excluyendo las carnes y los lácteos, las bebidas edulcoradas y las bebidas educoradas, así como los alimentos muy dulces, o muy salados; el cambio de alimentación debe ir acompañado de un aumento de la práctica de ejercicio físico, suplementación de vitamina D y la práctica de la medicación y ejercicios de relajación.

Butirofilina es la principal proteína asociada con la grasa en la leche. Esta proteína es muy similar a la glicoproteína de mielina de oligodendrocitos, que se cree para desencadenar la reacción autoinmune en la esclerosis múltiple. Butirofilina induce la inflamación en el sistema nervioso central en animales, así como estimula la mielina respuestas de células T-glicoproteína específica de oligodendrocitos.

Esquizofrenia

Varios estudios apoyan el hecho de que un consumo elevado de lácteos y azúcar agravan los síntomas de la esquizofrenia. Sin embargo, al eliminar esos alimentos de la dieta se consigue una mejoría y más rápida recuperación de los pacientes.

El papel de algunas áreas del cerebro implicadas en el comportamiento emocional, la adaptación social, alucinaciones y delirios puede verse afectada por la beta-casomorfina-7 (b-CM7), al haberse encontrado en alta concentración en el fluido cerebroespinal, la sangre y la orina de pacientes con esquizofrenia o autismo.[6] La beta-casomorfina es un fragmento de las proteínas de la leche que de la que se conoce su poder oxidante e inflamatorio.

Los alimentos más desaconsejados son los alimentos y bebidas ricas en azúcar, incluyendo los frutos secos, los alimentos con gluten y lácteos, las sustancias estimulantes (cafeína, nicotina), los alimentos altamente procesados y los aditivos químicos.

Migrañas:

La migraña y la cefalea tensional pueden compartir enlaces genéticos con síndrome de intestino irritable (SII), según un estudio preliminar que acaba de ser presentado en Canadá. El síndrome del intestino irritable es el trastorno gastrointestinal más común y su incidencia sigue aumentando en todo el mundo afectando a millones de personas. Sin embargo, muchas personas permanecen sin diagnóstico y la causa exacta de la enfermedad crónica no se conoce. Los síntomas comunes incluyen dolor abdominal, calambres, sensación de hinchazón, gases y diarrea o estreñimiento. Seguir leyendo…

 

Leer más:

 

Aviso: Libredelacteos.com no recomienda ningún tratamiento ni dieta específica para cada enfermedad. Proporciona esta información sólo a título informativo, para ayudar en el conocimiento de opciones dietéticas relacionadas con la salud. Toda cuestión relacionada con su tratamiento o su dieta personalizada debe ser siempre evaluada y discutida con su médico y/o un nutricionista clínico titulado.

 

Referencias:
1[Autismo] Paul Whiteley,1,* Paul Shattock,1 Ann-Mari Knivsberg,2 Anders Seim,3 Karl L. Reichelt,4 Lynda Todd,1 Kevin Carr,1 and Malcolm Hooper1 – 1ESPA Research, The Robert Luff Laboratory, Unit 133i Business and Innovation Centre, Sunderland, UK; 2National Centre for Reading Education and Research, University of Stavanger, Stavanger, Norway; 3Fjellstrand, Norway, 4Department of Pediatric Research, Rikshospitalet Medical Centre, University of Oslo, Oslo, Norway – “Gluten- and casein-free dietary intervention for autism spectrum conditions” (2013) Frontiers in Human Neuroscience – NCBI
2[Autismo] García-Peñas JJ – “La dieta cetogénica, terapia alternativa para pacientes que asocian epilepsia y autismo” (2016) Revista Neurologia.com
3[Autismo] Patrick Holford, Deborah Colson – “Nutricion Optima Para La Mente Del Nino” (2006) Ed. Robin Book
4[TDAH] Joel T. Nigg, PhDa,* and Kathleen Holton, PhD, MPHb – aDepartment of Psychiatry, Oregon Health & Science University, 3181 SW Sam Jackson Park Road, Portland, OR 97239, USA; bSchool of Education, Teaching and Health, Center for Behavioral Neuroscience American University, 4400 Massachusetts Avenue, NW, Washington, DC 20016, USA – “Restriction and Elimination Diets in ADHD Treatment” (2014) Child Adolesc Psychiatr Clin N Am – NCBI
5[Dementia] Morris MC1, Tangney CC2, Wang Y3, Sacks FM4, Barnes LL5, Bennett DA6, Aggarwal NT6 – 1,2,3,5,6 Rush University Medical Center, Chicago, IL, USA; 4 Department of Nutrition, Harvard School of Public Health, Harvard University, Boston, MA, USA – “MIND diet slows cognitive decline with aging” (2015) Alzheimer Dementia Journal – NCBI
6[Esquizofrenia, Autismo] Zhongjie Sun, J. Robert Cade, Melvin J. Fregly, R. Malcolm Privette – University of Florida, USA – “β-Casomorphin Induces Fos-Like Immunoreactivity in Discrete Brain Regions Relevant to Schizophrenia and Autism” (1999) Sage Journals – The National Autistic Society
7[Parkinson] Honglei Chen,1 Eilis O’Reilly,2 Marjorie L. McCullough,3 Carmen Rodriguez,3 Michael A. Schwarzschild,4 Eugenia E. Calle,3 Michael J. Thun,3 and Alberto Ascherio2,5 – 1Epidemiology Branch, National Institute of Environmental Health Sciences, Research Triangle Park, North Carolina; 2Department of Nutrition, Harvard School of Public Health, Boston, Massachusetts; 3Epidemiology and Surveillance Research Department, American Cancer Society, Atlanta, Georgia; 4Department of Neurology, Massachusetts General Hospital, Boston, Massachusetts; 5Department of Epidemiology, Harvard School of Public Health, Boston, Massachusetts – “Dairy products and risk of Parkinson’s disease” (2007) Am J Epidemiol – NCBI
8[Esclerosis múltiple] Paolo Ricciocorresponding author1 and Rocco Rossano1 – 1Department of Sciences, University of Basilicata, Potenza, Italy – “Nutrition Facts in Multiple Sclerosis” (2015) ASN NEURO – NCBI