Tempura de alcachofas

Tempura de alcachofas

Tempura de alcachofas

La tempura es una clase de fritura introducida en Japón en el siglo XVI por los misioneros portugueses. Se supone que el nombre tempura proviene del portugués “temporas” que significa “Cuaresma”.
La pasta de tempura puede llevar huevo o no, lleva también harina y agua fría, mejor agua con gas. Debe comerse recién frito para que esté bien crujiente y se prepara con cualquier tipo de verdura u hortaliza, también se hace tempura con pescado o marisco. Se debe freír en abundante aceite vegetal a la buena temperatura para que el aceite no se queme. Yo no uso freidora (no tengo), prefiero un cazo pequeño con bastante aceite y voy friendo poco a poco, en este caso sólo varias hojas de alcachofa cada vez para que no se peguen y queden muy crujientes. Aunque a la tempura normalmente no se le pone, he reemplazado el huevo por una pizca de cúrcuma para darle un tono de color dorado.
La tempura de alcachofas se hace con las hojas más tiernas, las que se pueden comer enteras porque no tienen fibras muy gruesas. Se pueden aprovechar las hojas gruesas y el tronco para hacer caldo de verduras, el agua de hervir las alcachofas es buena para mejorar el funcionamiento del hígado y la vesícula.
No sé cuántas alcachofas nos hemos comido en estas dos últimas semanas, entre ocho y diez kilos. Es una hortaliza muy saludable y ahora es la temporada, así que hay que aprovechar.
A pesar de ser un frito, la tempura posee una consistencia muy ligera lo que permite realmente apreciar el gusto de cada ingrediente que queda cocido justo al dente, su textura queda crujiente hace que sea un verdadero placer al degustar.

Ingredientes:

(Para dos personas)

  • Una alcachofa
  • 4 cucharadas de harina para tempura (mezcla de harina de trigo y de maíz)
  • Un vasito de agua con gas
  • Una pizca de sal
  • Una pizca de cúrcuma

Preparación:

  1. En un bol mezclar la harina con el agua con gas, añadir una pizca de sal y otra de cúrcuma, remover con un tenedor hasta que la masa no contenga grumos. La textura debe ser ligera como unas natillas más bien líquidas.
  2. Utilizar las hojas más tiernas de la alcachofa, para ello se retirar las hojas más gruesas o aquellas que tienen la punta verde ya que se quedarán muy correosas y no serán agradables de comer. El plato que se ve en la foto es el resultado de una sola alcachofa.
  3. Sumergir las hojas de alcachofa secas en la tempura. No he puesto la alcachofa en limón porque luego salpicaría mucho el aceite. Es mejor que la hoja esté completamente seca.
  4. Poner a calentar aceite vegetal suave (colza, girasol, aceite de oliva). Poner una hoja de alcachofa para comprobar cuándo está el aceite suficientemente caliente para freír, se verá que se fríe la hoja. Ir friendo las hojas en el aceite caliente poco a poco, de forma que queden no se peguen entre ellas.
  5. Cuando estén bien doradas se colocan encima de papel absorbente. Cuando se han frito unas cuantas se espolvorea un poco de sal. Si se añade la sal una vez cocinado se toma menos sal.
alcachofa con habitas

Alcachofa con habitas

Alcachofas con rape y berros

Alcachofas con rape y berros

Calabacines en tempura

Calabacines en tempura

boquerones en tempura con cúrcuma

Boquerones en tempura

 

Print Friendly, PDF & Email

 

Artículos Relacionados