¿Puede usted a penas subir las escaleras sin perder el aliento a pesar de estar en una forma aceptable? ¿Se siente especialmente irritable o depresiva, tiene calambres en los hombros y está particularmente pálida? Quizás le podría estar faltando hierro, especialmente si usted es una mujer. La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que dos mil millones de personas sufren de anemia en todo el mundo y, aproximadamente, la mitad tienen anemia por deficiencia de hierro.

Contenido de este artículo:

  • Entendamos lo que es el hierro y por qué lo necesitamos
  • Cuáles son nuestras necesidades diarias
  • Qué es la anemia ferropénica y cuáles son sus signos
  • Suplementos de hierro
  • Demasiado hierro también es un factor de riesgo
  • Qué alimentos contienen más hierro
  • Cómo combinar los alimentos para absorber mejor el hierro como nutriente

 

¿Qué es el hierro (Fe)?

El hierro es un nutriente esencial para nuestro cuerpo, indispensable para la síntesis de la hemoglobina de los glóbulos rojos, de la mioglobina de las células musculares y también es cofactor de algunas enzimas.

Sólo una pequeña parte del hierro ingerido puede ser absorbida a través de la mucosa intestinal, más concretamente en el duodeno. El hierro se libera en el torrente sanguíneo unido a una proteína llamada transferrina. Las células del hígado, del bazo y de la médula ósea son los centros de almacenamiento de hierro primario en los seres humanos. El hígado almacena el hierro en forma de ferritina y la libera en la sangre cuando es necesario para producir nuevos glóbulos rojos en la médula ósea. Cuando los glóbulos rojos ya no son capaces de funcionar (lo que sucede tras unos 120 días en la circulación) son reabsorbidos por el bazo. El hierro de estas viejas células también puede ser reciclado por el cuerpo.

¿Para qué nos sirve el hierro en sangre?

El hierro:

  • Es necesario para el trasporte del oxígeno y del dióxido de carbono.
  • Es un cofactor esencial en la síntesis de neurotransmisores tales como la dopamina, la norepinefrina y la serotonina.
  • Juega un papel importante en el sistema inmunológico y en la producción de energía.
  • También es necesario para el crecimiento, el desarrollo, el funcionamiento celular normal, y para la síntesis de algunas hormonas y del tejido conectivo.
  • Es un micronutriente muy importante en el rendimiento del deportista por su intervención en el transporte de oxígeno en todo el organismo. El “hemodoping” es un procedimiento terapéutico y físico (autotransfusión, cámara hiperbárica, …) utilizado para aumentar la concentración de hemoglobina en sangre y mejorar el rendimiento deportivo.

 

¿Cuánto hierro necesitamos?

Tabla 1. Ingesta Diaria Recomendada (RDA) de Hierro[2]
Edad Masculino Femenino Elmbarazo Lactancia
Nacimiento a 6 meses 0,27 mg * 0,27 mg *
7-12 meses 11 mg 11 mg
13 años 7 mg 7 mg
4-8 años 10 mg 10 mg
9-13 años 8 mg 8 mg
14-18 años 11 mg 15 mg 27 mg 10 mg
19-50 años 8 mg 18 mg 27 mg 9 mg
51+ años 8 mg 8 mg
* Consumo Adecuado

 

Anemia ferropénica (poco hierro)

Los seres humanos sanos suelen perder sólo pequeñas cantidades de hierro en la orina, las heces, el tracto gastrointestinal y la piel. La falta de hierro es la deficiencia nutricional más prevalente y la principal causa  de anemia a escala mundial, se denomina anemia ferropénica.

El déficit de hierro ocasiona una mala oxigenación general de los tejidos lo que provoca cansancio y depresión. Disminuye la capacidad de  trabajo físico y de la actividad  motora espontánea, provoca alteraciones de la inmunidad celular y de la capacidad bactericida de  los neutrófilos,  disminuye la termogénesis lo que afecta la capacidad del cuerpo a regular su temperatura,  provoca alteraciones funcionales e histológicas del  tubo digestivo,  disminuye la capacidad de utilizar la vitamina A.

La anemia ferropénica en la mujer embarazada aumenta el riesgo de  parto prematuro y de tener bebés con bajo peso al nacer.

Los niños son particularmente vulnerables a la anemia ferropénica debido a sus mayores necesidades de hierro en los periodos de rápido crecimiento, especialmente durante los primeros cinco años de vida. La anemia ferropénica en niños se ha relacionado con el aumento de la morbilidad en la infancia y con deficiencias en el desarrollo motor y cognitivo, afectando su comportamiento, sus capacidades sensoriales  y, en consecuencia, su rendimiento escolar.

El déficit crónico de hierro aumenta el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

Indicadores sanguíneos

En una analítica sanguínea los indicadores de anemia se miden por los niveles de ferritina, una proteína implicada que indica la cantidad de hierro acumulado en las reservas del organismo, los niveles bajos indican anemia. Esta es la prueba más específica para identificar una anemia por déficit de hierro, a menos que exista una inflamación o una infección añadida.

El rango de los valores normales es:

  • Hombres: 12-300 ng/mL (nanogramos por mililitro)
  • Mujeres: 10-150 ng/mL

Si los resultados de las pruebas revelan niveles bajos de ferritina, aproximándose al 10 o por debajo de esta cifra, los médicos deben investigar en profundidad cuál puede ser la causa de la anemia y tratar el déficit de ferritina con complementos de hierro, dieta, suplementación de hierro por vía intravenosa o transfusión sanguínea dependiendo de la gravedad del déficit.

Otros indicadores sanguíneos que se analizan son: [13]

  • Hemoglobina (Hb) – puede ser normal al inicio pero disminuye a medida que la anemia progresa
  • Eritrocitos – al principio los hematíes o células de la serie roja de la sangre pueden ser normales en cuanto a tamaño, forma y color pero a medida que la anemia progresa, los hematíes disminuyen de tamaño y se vuelven más pálidos.
  • El volumen corpuscular medio (VCM) puede estar disminuido.
  • La hemoglobina corpuscular media (HCM) puede estar disminuida.
  • Mayor variabilidad en el tamaño de los hematíes (RDW).
  • Hierro sérico – normalmente, el nivel de hierro sérico estará disminuido.
  • TIBC (capacidad total de fijación de hierro), si anemia los valor suelen tener un valor elevado.
  • Transferrina -fija y transporta el hierro por la sangre, si anemia suele tener un valor elevado.
  • Recuento de reticulocitos (glóbulos rojos jóvenes o inmaduras), niveles bajos indican que se dispone de poca cantidad de hierro para producir nuevos hematíes.
  • Receptor soluble de la transferrina (sTfR) – prueba útil para distinguir principalmente entre anemia por déficit de hierro y anemia debida a inflamación o a enfermedad crónica; aumenta en la anemia por déficit de hierro.

Factores de riesgo de anemia

  • Pérdidas de sangre de cualquier origen.
  • Mujeres en edad fértil con pérdidas menstruales abundantes.
  • Embarazo y parto.
  • Lactantes que no reciben lactancia materna (en nuestros días, la mayoría de las leches maternizadas actuales contienen suplementos férricos).
  • Personas ancianas con Alzheimer u otro tipo de demencia, así como cuando existe una dependencia física o psíquica. En la población anciana sana la anemia ferropénica es poco frecuente.
  • Parásitos intestinales.
  • Infecciones frecuentes por herpes.
  • Candidiasis.
  • Ulceras gastrointestinales.
  • Artritis reumatoide y otras enfermedades inflamatorias.
  • Malabsorción intestinal.
  • Enfermedades Inflamatorias Intestinales.
  • Enfermedad cardíaca.
  • Enfermedades renales.
  • Cáncer.
  • Defectos nutricionales (frecuente en niños y raro en adultos).
  • Alcoholismo.
  • Practicar ejercicio físico muy intenso.
  • El consumo de determinados medicamentos como los antiácidos.

Signos de anemia

El cuerpo suele avisar de la deficiencia de hierro mediante algunos de estos síntomas:

  • Palidez acusada.
  • Sentir que le falta el aire.
  • Tener un ritmo cardíaco acelerado.
  • Vértigo al ponerse de pie.
  • Dolores de cabeza frecuentes.
  • Calambres dolorosos en las piernas o los hombros.
  • Tener las manos y los pies fríos.
  • Tener las uñas quebradizas y con forma de cuchara.
  • Pérdida del cabello.
  • Llagas en la boca.
  • Dolor en la lengua.
  • La deficiencia de hierro grave puede provocar dificultad para tragar.
  • Gusto raro en la boca.

 

Suplementos de hierro

Muchas mujeres tienen falta de hierro debido a las pérdidas abundantes durante la menstruación o durante el embarazo para compensar déficits. Cuando el médico lo estima necesario, las mujeres toman suplementos de hierro para compensar la pérdida de hierro. Los suplementos de hierro provocan heces negras y estreñimiento.

Las personas con malabsorción de nutrientes, como los enfermos de Crohn u otras enfermedades inflamatorias intestinales, pueden necesitar regularmente suplementos de hierro. Para estas personas, el hierro en forma de comprimidos suele ser mal tolerado, ineficaz e incluso agravar la enfermedad, en estos casos se prescribe suplementación de hierro y otros nutrientes por vía intravenosa o parenteral.

Muchos alimentos procesados están enriquecidos con hierro.

No se deben consumir suplementos de hierro si no se necesitan. El exceso de hierro puede resultar tóxico.

Riesgos para la salud del exceso de hierro

La ingesta aguda de más de 20 mg / hierro kg de suplementos o medicamentos pueden provocar molestias gástricas, estreñimiento, náuseas, dolor abdominal, vómitos y desmayos, sobre todo si la comida no se toma al mismo tiempo.

En los casos graves (por ejemplo, la ingestión de una sola vez de 60 mg / kg), la sobredosis de hierro puede conducir al fallo multisistémico de órganos, coma, convulsiones e incluso la muerte.

La hemocromatosis, una enfermedad grave causada por una mutación de un gen (HFE), se asocia con una acumulación excesiva de hierro en el cuerpo.

Sigue leyendo:

Saber más:

Alimentos ricos en hierro ¿cómo mejorar su absorción?

Alimentos ricos en hierro ¿cómo mejorar su absorción?

Mujeres y alimentacion

Seis nutrientes esenciales que todas las mujeres necesitamos

Digerir mejor con una buena combinación de los alimentos

Digerir mejor con una buena combinación de los alimentos

Referencias:
[1] American Society of Hematology – “Iron-Deficiency Anemia
[2] National Institutes of Health – “Iron”
[3] Institute of Medicine, Washington –  “Dietary Reference Intakes for Vitamin A, Vitamin K, Arsenic, Boron, Chromium, Copper, Iodine, Iron, Manganese, Molybdenum, Nickel, Silicon, Vanadium, and Zinc” – National Academy Press (2001)
[4] Organización Mundial de la Salud – “Anemia Ferropénica”
[5] Organización Mundial de la Salud – “Administración de suplementos de hierro en niños de 6 a 23 meses de edad
[6] Drs. Esperanza ABÓS OLIVARES y otros – “Guía Clínica de Actuación Diagnóstica y Terapéutica en la Anemia Ferropénica” – Zaragoza (2004)
[7] Michael Hoppe,1,4 Gunilla Önning,2,3 Anna Berggren,2 and Lena Hulthén4 – 1Department of Gastroenterology and Hepatology, Section for Clinical Nutrition, Sahlgrenska University Hospital, Gothenburg, Sweden; 2Probi AB, Ideon Gamma 1, Lund, Sweden; 3Biomedical Nutrition, Pure and Applied Biochemistry, Centre for Applied Life Sciences, Lund University, Lund, Sweden; 4Department of Internal Medicine and Clinical Nutrition, Sahlgrenska Academy at the University of Gothenburg, Gothenburg, Sweden – “Probiotic strain Lactobacillus plantarum 299v increases iron absorption from an iron-supplemented fruit drink: a double-isotope cross-over single-blind study in women of reproductive age” British journal of nutrition (2015)
[8] Leah Hechman – “Clinical Naturopathic Medicine” (2015)
[9] Rossander-Hulthén L, Gleerup A, Hallberg L. – Department of Medicine, University of Göteborg, Sahlgren’s Hospital, Sweden – “Inhibitory effect of oat products on non-haem iron absorption in man” (1990) NCBI
[10] Lisbeth Bohn,1 Anne S. Meyer,2 and Søren K. Rasmussen†‡,1 – Department of Agricultural Sciences, Faculty of Life Sciences, University of Copenhagen, Thorvaldsensvej 40, DK-1871, Frederiksberg C, Denmark; Department of Chemical Engineering, Technical University of Denmark, DK-2800, Kgs. Lyngby, Denmark – “Phytate: impact on environment and human nutrition. A challenge for molecular breeding”  (2008) J Zhejiang Univ Sci B.
[11] García-Casal MN1, Layrisse M, Solano L, Barón MA, Arguello F, Llovera D, Ramírez J, Leets I, Tropper E. – Centro de Medicina Experimental, Laboratorio de Fisiopatología, Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (IVIC), Caracas 1020A, Venezuela – “Vitamin A and beta-carotene can improve nonheme iron absorption from rice, wheat and corn by humans” – (1998) NCBI – Journal of Nutrition
[12] Nazanin Abbaspour, Richard Hurrell,1 and Roya Kelishadi2 –  Institute of Terrestrial Ecosystem and Laboratory of Human Nutrition, Institute of Food, Nutrition and Health, Swiss Federal Institute of Technology, Zurich, Switzerland; 2Child Growth and Development Research Center, Isfahan University of Medical Sciences, Isfahan, Iran – “Review on iron and its importance for human health” ( 2014) Journal of Research in Medical Sciences
[13] Labtestonline.es

 

Artículos Relacionados