Uno de los retos actuales de la nutrición es conseguir que las personas consumamos menos sal. La dieta moderna, plagada de alimentos procesados ricos en sal, conlleva a medio o largo plazo problemas cardiovasculares e hipertensión.

Enseñar a las personas a dar sabor a los alimentos con especias y hierbas aromáticas da mejores resultados para reducir la ingesta total de sal de forma permanente que si la persona debe organizarse por su cuenta, sin acompañamiento: Eso demuestra un estudio presentado esta semana en el simposio sobre salud cardiovascular, “American Heart Association’s Epidemiology & Prevention – Nutrition, Physical Activity & Metabolism Scientific Sessions 2014”.

Es el resultado de una investigación, financiada por el Instituto de Ciencia McCormick,  que se efectuó con voluntarios que consumieron una dieta baja en sodio durante cuatro semanas. Los participantes sufrían de hipertensión, diabetes o soprepeso.

En la primera fase del estudio, los investigadores proporcionaron los alimentos y las bebidas con las calorías adecuadas, pero sin sal, sólo consumieron el sodio contenido en los alimentos. En esta fase, se consiguió reducir de un promedio de 3450 mg /día de sodio a 1656 mg/día.

En la segunda fase, la mitad de los voluntarios fueron seguidos y orientados, durante 20 semanas,  para reducir su consumo de sodio a 1.500mg /día mediante el uso de especias y hierbas aromáticas. La otra mitad del grupo se las arregló a su manera para reducir la cantidad de sodio. En esta fase, la ingesta de sodio aumentó en ambos grupos, pero los que recibieron acompañamiento consumieron casi 1000 mg menos al día que el grupo que se organizó por su cuenta.

Las orientaciones que se les dio a estas personas consistieron en explicar:

  • el uso de las especias y las hierbas aromáticas,
  • cómo la cultura influye sobre los tipos de especias,
  • cómo supervisar la dieta, trucos para superar un cambio de dieta,
  • cómo elegir los alimentos cuando se come fuera de casa o entre horas y
  • cómo conseguir una ingesta baja en sodio de forma permanente
  • demostraciones de cocina y presentación de recetas tradicionales adaptándolas para incluir especias y hierbas, reduciendo o eliminando la sal.

El resultado de este estudio demuestra lo importante que es la formación en alimentación y nutrición. Un mayor conocimiento de las personas de los alimentos y su influencia en la salud es determinante para el cambio de conducta hacia una dieta más saludable.

 

Referencias:

(1) McCormick Science Institute – Spice for Health
(2) ScienceDaily – “Spices and herbs intervention helps adults reduce salt intake” (19/03/2014)
(3) American Heart Association